Según pronósticos del Ideam, la segunda temporada de lluvias en Colombia se ha registrado con mayor intensidad, en comparación con años anteriores, por causa del fenómeno de La Niña, que se extendería hasta febrero del próximo año.

Entre enero, y hasta el 8 de noviembre de este año, las lluvias dejan 765 municipios afectados, 204 muertos, 281 heridos y 37 personas desaparecidas.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (UNGRD) reporta que 5.840 viviendas han sido destruidas y 147.562 familias han resultado afectadas. 

El hecho más reciente se dio en Barranquilla, donde varios deslizamientos de tierra dejaron alrededor de 500 familias damnificadas en el barrio Nueva Colombia, en el suroccidente.

El desastre en esta zona es evidente: casas destruidas, personas tratando de rescatar entre los escombros algunas pertenencias, mujeres y niños a la intemperie esperando ayuda, y caras de desolación y tristeza.

Entre los desaparecidos están una mujer y su hija de siete años, de edad de nacionalidad venezolana, que residían en un cambuche sobre uno de los gaviones ubicados en el sector Pescaito, margen derecha de este caudal, zona declarada de alto riesgo por la cercanía del afluente.

El sector afectado por las lluvias se encuentra en la parte alta del barrio. Es un terreno quebrado, considerado como zona de riesgo por los deslizamientos y escorrentías de agua, en especial cuando llueve.

“Queremos que el señor alcalde venga y se apersone del problema. Necesitamos carpas para que la gente no esté a la intemperie”, agregó Molina, quien asegura que no han recibido atención del Distrito pese a que las lluvias han afectado un sector amplio del barrio.

Desde la oficina de Gestión del Riesgo del Distrito se informó que se realizó la evacuación de unas 200 casas ante los riesgos que se presentan en esta zona.

El jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo, Edgardo Saucedo, contó que estaban pendientes unas 80 viviendas por atender.

“Hay casas que sí están colapsadas y otras donde no pueden pernoctar (personas) y se les sugirió y aceptaron refugiarse donde familiares”, dijo el funcionario.

Autoridades registraron que las lluvias durante el pasado fin de semana no pararon entre el viernes y el domingo. Las precipitaciones causaron emergencias en varios municipios del Atlántico; por ejemplo, en Piojó, se registró un deslizamiento de tierra que afectó 100 viviendas dejando a más de 500 personas damnificadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *