Dos agentes más perdieron la vida mientras desayunaban en un establecimiento comercial del corregimiento San Félix, de Bello, aumentando a seis los miembros de esta institución asesinados en los primeros 17 días de julio. En esas 408 horas de este mes, fue ajusticiado, en promedio, un agente cada 68 horas.

Las nuevas víctimas de esta ola violenta fueron los patrulleros Andrés Camilo Andrade Gil, un huilense de 25 años de edad, y Geovanni Alcalá Ramírez, de 38 y oriundo de Tolima. Ambos fueron atacados por cuatro sujetos armados que llegaron al establecimiento donde ellos se encontraban y les dispararon.

Los hechos se registraron a las 8:00 de la mañana de ayer en la vereda La China, en las partidas que enlazan las vías Medellín-San Pedro de Los Milagros y San Félix-Bello. Ellos habían iniciado turno a las 7:00 a.m. y trabajaban para el cuadrante de la estación San Félix en labores de control y verificación de antecedentes.

Una persona que se encontraba en el sitio relató que los atacantes llegaron en cuatro motos, cubiertos con ruanas. Debajo de ellas desenfundaron las armas con las cuales balearon a los patrulleros. Posteriormente escaparon en las mismas motos.

Una de ellas tomó la vía que va hacia Bello y la otra, el corredor que lleva a Medellín. Ambas fueron encontradas en la tarde de ayer en el corregimiento Ovejas, de San Pedro de Los Milagros y en el sitio fueron detenidas dos personas. Se investiga si estarían implicadas en el ataque.

Los primeros indicios señalan que el hecho podría tener vínculos con el plan pistola orquestado por el Clan del Golfo, ya que en esta zona hay presencia de la subestructura Edwin Román Velásquez Valle, la misma que ha perpetrado los ataques en el Occidente antioqueño. En esta jurisdicción estaría a cargo alias “la Muerte”. Esta sería la versión que más respaldo tiene, según el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional.

Pero se maneja una segunda hipótesis de que sería una retaliación por la incautación de 1.678 kilos de marihuana en este mismo corregimiento al grupo delincuencia Pachelly. Esta sería la misma droga que fue quemada en el batallón Pedro Nel Ospina y que trabó a los vecinos del barrio Norteamérica el pasado martes.

Las autoridades acordaron una recompensa de 200 millones de pesos para quien brinde información sobre los autores del crimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *