La noche del 28 de mayo, en Siloé, suroccidente de Cali, se presentaron fuertes disturbios, entre detonaciones, gases, balaceras y quemas, entre ellos se presentó la muerte del Joven Daniel Stiven Sánchez Quiceno, de 16 años.

La familia del adolescente ha hablado en diferentes medios asegurando que él no estaba en la manifestación y no entró por su voluntad al establecimiento comercial que fue incendiado. Allí apareció muerto y fue reconocido por sus parientes en Medicina Legal.

Daniel Stiven Sánchez apareció muerto en un local incendiado

La denuncia dice que lo metieron en una tanqueta. La Policía Metropolitana, en un comunicado, dice que ese vehículo estaba estacionado y no se podía movilizar en medio del conflicto.

En redes sociales se dice que la brigada de salud intentó recoger al herido cerca a la tanqueta del Esmad y que no pudieron hacerlo porque les disparaban.  Entonces, según los testimonios aportados a la familia, el joven fue metido en dicho vehículo.

«El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali fue el encargado de informar sobre el hallazgo. La inspección técnica al cadáver fue efectuada por la Policía Judicial en el centro de salud de Siloé y no presentaba heridas por armas de fuego, ni heridas por arma blanca, será el Instituto de Medicina Legal el encargado de determinar las causas de la muerte de esta persona». Se afirma en el reporte entregado.

La Fiscalía General de la Nación designó un fiscal especializado que debe esclarecer estos hechos.

Familiares de Daniel Sánchez en Cali

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *